Skip to content

Mantenimiento de la salud

salud

El mantenimiento de la salud puede definirse como los aspectos prospectivos de la promoción de la salud y la prevención de las enfermedades basados en la edad, el sexo, los factores de riesgo y el nivel de salud, que se aplican a intervalos determinados por pruebas epidemiológicas a lo largo de todo el ciclo de vida individual y familiar en personas aparentemente sanas o asintomáticas.

Los términos mantenimiento de la salud, cuidado infantil saludable y control prenatal se utilizan a menudo como sinónimos de acciones de salud preventiva periódicas.

Estas acciones de mantenimiento de la salud deben llevarse a cabo en el 100% de la población. Sin embargo, es importante tener en cuenta que sólo el 25% de la población consulta y accede a los servicios de salud y son ellos los que generan el 75% de los problemas de salud. Estos son los problemas que tienen la mayor evidencia clínica en la actualidad. El 75% restante de la población no consulta los servicios de salud y las acciones de mantenimiento de la salud en esta población se basan más en intervenciones comunitarias que hasta la fecha tienen poca evidencia.

Para llevar a cabo el mantenimiento de la salud, se utilizan directrices anticipatorias y pruebas de detección (detección sistemática).

Guías Anticipatorias

Son conceptos básicos unificados sobre aspectos educativos clave del ciclo de vida individual y familiar, particularmente aplicables en el examen periódico de la salud y en grupos expuestos al riesgo, para estimular cambios de comportamiento, mejorar la adherencia al tratamiento y modificar los riesgos de enfermedad y muerte.
Estos contenidos educativos pueden ser, por ejemplo, para anticipar las crisis normativas de las diferentes etapas del ciclo de vida individual y familiar. Este proceso educativo tiene lugar en el consultorio del médico, en la escuela, en el trabajo, a nivel individual, grupal y comunitario.

Detección sistemática

Estas pruebas de detección son procedimientos de examen estandarizados o exámenes especiales que se realizan para detectar condiciones preclínicas tempranamente, como la prueba de Papanicolaou para el cáncer cervical, o factores de riesgo, como el colesterol sérico elevado en personas asintomáticas.

Estos procedimientos se aplican a la población general o a grupos específicos de población para su clasificación en dos niveles:

  • Población con alta probabilidad de enfermarse o morir
  • Población con baja probabilidad

Además de la detección de enfermedades, las pruebas de detección son útiles para:

  • Determinación de la prevalencia e incidencia de una enfermedad
  • Planificación de los servicios de salud
  • Investigaciones epidemiológicas y clínicas
  • Vigilancia epidemiológica y programas de acción

Tenemos los siguientes tipos de evaluación:

  • Masivo: se aplica a toda la población
  • Múltiples o multifacéticas: uso de múltiples pruebas de detección al mismo tiempo
  • Dirigido: se aplica a grupos con exposiciones específicas (ambientales, ocupacionales, etc.).
  • Encontrar un caso u oportunidad: limitado a los pacientes que acuden a una consulta o a un profesional de la salud, por otra razón.

Instrumentos de trabajo

Para mantener la salud de manera efectiva, es necesario contar con un sistema de registro ágil que nos permita conocer rápidamente el mapa de acciones que lleva a cabo el equipo de salud familiar y que en cada consulta los profesionales puedan saber exactamente qué tipo de educación se le ha dado al paciente y qué queda por hacer o reforzar.

Es por ello que en cada historia clínica debe existir un formato para el seguimiento de las acciones preventivas de cribado, inmunizaciones, quimioprofilaxis y asesoramiento. En una futura publicación hablaremos de la Historia Clínica Orientada a la Solución de Problemas (HCOP), para el abordaje individual; y del Archivo Familiar con el Plan Integral de Atención Familiar (PAIFAM) para el abordaje familiar, donde profundizaremos en este punto.

El mantenimiento de la salud debe hacerse en equipo; por lo tanto, los instrumentos pueden ser utilizados por profesionales de la psicología, el trabajo social, los educadores de la salud, los nutricionistas, los médicos, las enfermeras y otras profesiones afines que están disponibles como recurso en la institución.

¿Qué medidas debemos tomar para mantener nuestra salud?

  • Utilice la comida como si fuera un tratamiento preventivo: elija los alimentos que nutren, previenen enfermedades o no las causan.
  • Haga ejercicio regularmente para evitar enfermedades.
  • Sea consistente en cuidarse a sí mismo. No tiene sentido hacer dieta o ejercicio si más tarde nos arriesgamos a accidentes evitables o a comportamientos imprudentes.
  • Mantenga el peso ideal. Tener sobrepeso es como una carga tóxica para el metabolismo de nuestro organismo.
  • Vivir tan pacíficamente como las circunstancias lo permitan.
  • Hacer ejercicio psíquico entrenando la musculatura mental, realizando actividades cotidianas que promuevan el cálculo, la memoria, la lógica, el humor, la empatía, la compasión y la intuición.
  • Mantenga una red social saludable de familiares, amigos, colegas y vecinos.
  • Dormir entre 7 y 9 horas al día. Las emociones y muchos procesos de nuestro cuerpo requieren un descanso adecuado y sin interrupciones.
  • Olvidar y perdonar. El equilibrio emocional es tan importante como el equilibrio corporal.

Imágenes de mantenimiento de la salud

mantenimiento de la salud

salud

 

Vídeos de mantenimiento de la salud