Saltar al contenido

Certificado de eficiencia energética

certificado energetico

En lo referente al certificado de eficiencia energética el etiquetado, y una Directiva Europea sobre Ecodiseño, más ampliamente, ha dado resultados. El ecodiseño es un enfoque para diseñar un producto que considera su impacto ambiental durante todo su ciclo de vida. El ecodiseño por sí solo ahorra al hogar europeo medio 332 euros al año, y esa cifra se eleva a 454 euros si se eligen los productos “mejores de su clase”.

Los estados miembros de la UE han votado recientemente que los aspectos de reparación, y la garantía de la disponibilidad de piezas de repuesto, deben ser incorporados en las regulaciones de Ecodiseño para frigoríficos y congeladores, con una decisión final prevista para marzo. Todo esto es parte de un impulso para impulsar la “economía circular” y reducir los residuos.

Las calderas y otras formas de calefacción como las bombas de calor tienen etiquetas de energía en 2015, y a diferencia de las de los electrodomésticos y aparatos, no cambiarán de formato pronto.

Más allá de una clasificación A++-G, la etiqueta incluye información como el nivel de sonido que producen y, para algunos tipos de productos, si el calefactor tiene capacidad para generar electricidad; esto último explica el hecho de que el mercado de la calefacción está cambiando, con más opciones de bajas emisiones de carbono.

La reciente legislación Boiler Plus de Inglaterra significa que ahora se exige un nivel mínimo de eficiencia energética a un sistema de calefacción para su instalación, el equivalente a una clasificación A. Las nuevas normas también significan que cuando se instala una caldera de combinación de gas, debe venir con ciertos controles. Todo el conjunto recibe entonces una calificación, no sólo la caldera en sí.

Los instaladores deben estar al tanto de los requisitos y el etiquetado, pero como explica nuestra guía de sustitución de calderas, siempre hay que buscar múltiples presupuestos, y asegurarse de que los profesionales estén registrados en organismos que ofrezcan garantías de que el trabajo será de alta calidad.

Los Certificados de Rendimiento Energético, o EPC, son legalmente requeridos cuando se compra o se alquila una casa. Te dicen cuán eficiente es la energía de la propiedad, desde la A (muy eficiente) hasta la G (muy ineficiente). La mayoría de las viviendas del Reino Unido se encuentran en algún punto intermedio entre los dos, lo que significa que, en general, hay espacio para mejorar.

El certificado da una indicación de cuánto costará probablemente la casa para funcionar ahora, y cuánto podría potencialmente ahorrarse con algunas mejoras en la casa. Estas medidas son detalladas, así como dónde se clasificará el lugar en la escala de A-G después de que el trabajo esté hecho.

Otra información que obtendrá de su EPC incluye un desglose de cómo están funcionando los diversos elementos del edificio, la demanda de calor, así como si hay alguna fuente renovable que contribuya al suministro de energía de la casa.

Los posibles ahorros que se obtengan al tomar medidas sobre las sugerencias de un EPC pueden ser muy significativos. Para una cifra aproximada, conseguir que una casa pase de una “F” a una “B” podría ahorrar en torno a 4.000 libras esterlinas en facturas de energía en tres años.

Los estándares también están ajustando los cálculos que están detrás de los EPC. El Procedimiento de Evaluación Estándar (SAP) se está actualizando actualmente para tener mejor en cuenta factores como el tipo de iluminación de baja energía utilizada en una propiedad, qué tipo de ducha está instalada y cuán “verde” es el suministro de electricidad en comparación con años anteriores. Esto debería hacer que los EPC sean más precisos que nunca en el rendimiento de una casa.

Elaboración de normas de eficiencia

Se elaboran y proponen normas para aparatos y equipos como reglamentos federales, con aportaciones de los fabricantes, expertos en energía, defensores de los consumidores y otras partes interesadas. Cuando entran en vigor las nuevas normas sobre aparatos, prohíben la producción, importación o venta de productos que no cumplan los requisitos mínimos de eficiencia. Las normas no se aplican a los equipos instalados, y los fabricantes disponen de un período de gracia para vender las existencias que no cumplan las nuevas normas.

La Ley de política y conservación de la energía autoriza al DOE a hacer cumplir las normas sobre aparatos y equipos. La Oficina de Aplicación de la Ley del Departamento verifica que los productos vendidos en los Estados Unidos cumplan las normas de conservación de energía y agua. Las regulaciones de certificación, cumplimiento y aplicación de estas normas para estos productos y equipos se publican en el Código de Regulaciones Federales (CFR) en el Título 10 parte 429.

El Programa de Estándares de Aparatos y Equipos del DOE es parte de un conjunto de programas de la Oficina de Tecnologías de la Construcción (BTO) que trabajan en conjunto para ayudar a reducir el consumo de energía en los edificios. Otros programas de la BTO y asociaciones de la industria incluyen investigación y desarrollo de productos y envolturas de edificios, pruebas y demostraciones de rendimiento, asistencia técnica de la industria e información al consumidor.

Los estados pueden optar por hacer cumplir normas más exigentes que las federales solicitando una exención al DOE. Junto con el Distrito de Columbia, 15 estados hacen cumplir actualmente normas de eficiencia para aparatos y equipos que aún no están cubiertos por los mandatos federales.

Energy Star

Hablando de Estados Unidos otras estrategias y políticas importantes que hacen que los edificios y los productos de construcción sean más eficientes desde el punto de vista energético son los códigos de construcción, los créditos fiscales, los reembolsos de servicios públicos, las promociones de productos de la industria y los programas de premios o certificaciones. ENERGY STAR, por ejemplo, es un programa voluntario administrado conjuntamente por la Agencia de Protección Ambiental (EPA) y el DOE para promover productos y edificios que son incluso más eficientes energéticamente que los que cumplen con los estándares federales mínimos.

Sólo en 2014, los consumidores que utilizaron los productos ENERGY STAR evitaron más de 300 millones de toneladas métricas de emisiones de gases de efecto invernadero y ahorraron a los hogares y a las empresas 34.000 millones de dólares en costos de servicios públicos. Más de 50.000 modelos de productos en el mercado han obtenido la etiqueta ENERGY STAR (ver www.energystar.gov/products para obtener una lista completa de los productos que están cubiertos por las clasificaciones ENERGY STAR). Los hogares, los edificios comerciales y las plantas industriales también pueden obtener las certificaciones ENERGY STAR basadas en la clasificación de rendimiento energético de la EPA. A medida que el DOE publica los estándares mínimos federales de eficiencia actualizados, los requisitos de ENERGY STAR deben ajustarse para mantener estándares más altos.

Bombillas de luz LED

Como otro ejemplo, las asociaciones del DOE con fabricantes de iluminación para investigar, desarrollar y probar tecnologías de iluminación de estado sólido han dado como resultado bombillas LED listas para el mercado que son mucho más eficientes energéticamente que la antigua tecnología incandescente. Una bombilla LED (diodos emisores de luz) puede durar hasta 25 veces más que una bombilla incandescente ordinaria, utiliza un 75 por ciento menos de energía para producir la misma cantidad de luz, y ahorra a los consumidores 119 dólares en gastos de funcionamiento para cada bombilla a lo largo de su vida útil.

Los LED no son nuevos, pero las exitosas asociaciones entre el gobierno y la industria demostraron su viabilidad técnica y su rentabilidad para una amplia gama de aplicaciones de iluminación. En todo el mundo, las normas obligatorias para la iluminación han aumentado drásticamente, pasando de cubrir menos del 5 por ciento del consumo de energía para la iluminación en 2000, a más del 60 por ciento en 2015. En 2007, el Congreso dio instrucciones al DOE para que elaborara nuevas normas de eficiencia de las bombillas, que están en vigor hoy en día.

Etiquetado de eficiencia energética

Mientras que el DOE se encarga de aplicar y hacer cumplir las normas, la Comisión Federal de Comercio (FTC) se encarga del etiquetado, también de conformidad con la Ley de Política Energética y Conservación. La etiqueta amarilla de la FTC en los nuevos electrodomésticos muestra datos estimados de uso de energía y de costos para ayudar a los consumidores a hacer compras informadas. Muestra las características clave del aparato (con modelos similares que determinan el rango de comparación de costos), así como un logotipo de ENERGY STAR (si el aparato tiene la certificación ENERGY STAR).

Con su etiqueta azul, ENERGY STAR es ahora una marca conocida que reconoce el rendimiento energético por encima de la media. Los fabricantes que ofrecen varias líneas de productos a diferentes niveles de precio pueden tener electrodomésticos que cumplen con las normas mínimas a un precio más bajo que las líneas de productos de primera calidad con niveles de eficiencia más altos.