Skip to content

Mantenimiento y sus tipos

mantenimiento y sus tipos

El mantenimiento es la acción mediante la cual se pretende mejorar determinados aspectos relevantes en un establecimiento determinado, como la seguridad, el confort, la productividad, la higiene, la imagen, etc. Existen cuatro tipos de mantenimiento:

  • Correctivo: El mantenimiento correctivo, también conocido como mantenimiento reactivo, es el mantenimiento que se aplica cuando se produce un error en el sistema, ya sea porque algo se descompuso o se rompió. Cuando se lleva a cabo este mantenimiento, se detiene el proceso de fabricación, lo que reduce el número de horas productivas. Este mantenimiento no se aplica si no hay ningún fallo. Es impredecible en términos de sus gastos y el tiempo que le llevará realizarlo.
  • Preventivo: este mantenimiento, también conocido con el nombre de planificado, se realiza antes de que se produzca cualquier tipo de fallo en el sistema. Como se hace de forma planificada, no como la anterior, se utilizan las horas de inactividad para llevarla a cabo. Este mantenimiento es predecible con respecto a los costos involucrados, así como al tiempo que tomará.
  • Predictivo: este mantenimiento tiene por objeto determinar el estado técnico, tanto eléctrico como mecánico, de la máquina durante su funcionamiento. Para el desarrollo de este mantenimiento se utiliza el soporte tecnológico para establecer las condiciones de los equipos. Gracias a este tipo de mantenimiento, se reducen las pausas que generan mantenimiento correctivo en la producción. De este modo, se reducen los costes de mantenimiento y de parada de la producción.
  • Proactivo: este tipo de mantenimiento se asocia a los principios de colaboración, sensibilización, solidaridad, trabajo en equipo, etc., de tal forma que los que están directa o indirectamente implicados deben ser conscientes de los problemas de mantenimiento. De este modo, los técnicos, gerentes, ejecutivos y profesionales actuarán de acuerdo con el puesto que ocupan en las tareas de mantenimiento. Cada uno, desde su rol, debe ser consciente de que debe responder a las prioridades de mantenimiento de manera eficiente y oportuna. En el mantenimiento proactivo siempre hay una planificación de las operaciones, que se suman al plan estratégico de las organizaciones. Además, periódicamente se envían informes a la dirección en los que se aclaran los avances, éxitos, logros y errores de las actividades.

Pólizas de mantenimiento

Cuando se pone en práctica una política de mantenimiento, se requiere la existencia de un Plan de Operaciones, que debe ser conocido por todos y aprobado previamente por las autoridades de la organización.

Este Plan permite desarrollar paso a paso una actividad del programa de forma metódica y sistemática, en un lugar, fecha y hora conocidos. A continuación se enumeran algunos puntos que el Plan de Operaciones no puede omitir:

  • Determinación del personal que se encargará del mantenimiento, esto incluye, tipo, especialidad y número de personal.
  • Determine el tipo de mantenimiento a realizar.
  • Fijar la fecha y el lugar donde se llevará a cabo el trabajo.
  • Establezca el tiempo esperado en el que el equipo dejará de producir, incluyendo el tiempo en el que comienzan las acciones de mantenimiento y el tiempo en el que deberían terminarDeterminación de los equipos que serán sometidos a mantenimiento, para lo cual debe haber un soporte previo que implique la importancia y las consideraciones que se toman en cuenta para elegir dichos equipos.
  • Señalización de áreas de trabajo y áreas de almacenamiento de piezas y equipos.
  • Stock de equipos y repuestos en el almacén, en caso de que sea necesario sustituir piezas viejas por nuevas.
  • Inventario de herramientas y equipos necesarios para llevar a cabo el trabajo.
  • Planos, diagramas, información técnica de los equipos.
  • Plan de seguridad ante imprevistos.

Una vez desarrollado el mantenimiento, se debe realizar la elaboración de un informe de lo que se ha hecho, el cual, entre otros puntos, debe incluir:

  • El equipo que ha sido objeto de mantenimiento.
  • El resultado de la evaluación de estos equipos.
  • Tiempo real que duró el trabajo.
  • El personal que estaba a cargo.
  • Inventario de piezas usadas y de repuesto.
  • Condiciones en las que el equipo responde (reparado) después del mantenimiento.
  • Conclusiones.

En una empresa existen áreas, una de las cuales se encarga de llevar a cabo las operaciones de planificación y mantenimiento, a esta área se la denomina comúnmente departamento de mantenimiento, y tiene como función principal instalar, supervisar, mantener y cuidar las instalaciones y equipos que componen la fábrica.

El departamento de mantenimiento a su vez divide sus responsabilidades en varias secciones, de modo que tenemos, por ejemplo:

  • Sección Mecánica: formada por los responsables de la instalación, mantenimiento y reparación de maquinaria y equipos mecánicos.
  • Sección Eléctrica: integrada por los encargados de la instalación, mantenimiento y reparación de controles eléctricos, generadores, subestaciones y otros dispositivos de potencia.
  • Sección Electrónica: formada por los responsables del mantenimiento de los distintos dispositivos electrónicos.
  • Sección Informática: se encarga del mantenimiento de las aplicaciones informáticas en un desarrollo normal.
  • Sección Civil: formada por los encargados del mantenimiento de las construcciones, edificios y obras civiles necesarias para albergar los equipos.

Órdenes de trabajo

Las “solicitudes de trabajo” se generan cada vez que se nota que se necesita un trabajo de mantenimiento.

Las órdenes de trabajo de mantenimiento se activan por las solicitudes de trabajo que, tras ser firmadas por el Jefe de Mantenimiento, se convierten en “órdenes de trabajo”.

Los tipos de órdenes de trabajo son:

  • Orden normal.
  • Orden Compuesto o Cruzada.
  • Orden de Pequeños Trabajos.
  • Orden Permanente.
  • Programación de mantenimiento

El objetivo de la programación es determinar el orden en el que se debe llevar a cabo el trabajo planificado teniendo en cuenta:

  • Los grados de urgencia.
  • Los materiales necesarios.
  • La disponibilidad de personal.

La programación de mantenimiento es el proceso de asignar recursos y personal para tareas que deben realizarse en determinados momentos. Es necesario asegurarse de que los trabajadores, las piezas y los materiales necesarios estén disponibles antes de que se pueda programar una medida de mantenimiento. Los equipos críticos de la planta se refieren a los equipos cuyo fallo detendrá el proceso de producción o pondrá en peligro la vida y la seguridad de las personas.

Los trabajos de mantenimiento de este equipo se gestionan de forma prioritaria y se atienden antes de realizar cualquier otro tipo de trabajo. La ocurrencia de tales trabajos no puede predecirse con certeza, por lo que deben revisarse los programas de mantenimiento planificado en estos casos.

La eficacia de un sistema de mantenimiento depende en gran medida del programa de mantenimiento que se ha desarrollado y de su capacidad para adaptarse a los cambios. Un alto nivel de eficiencia en el programa de mantenimiento es una señal de un alto nivel de eficiencia en el mantenimiento mismo.

La organización de un sistema de mantenimiento incluye lo siguiente:

  • Diseño de obra.
  • Estándares de tiempo.
  • Gestión de proyectos.

Es sabido que los sistemas de mantenimiento se ponen en marcha mediante órdenes de trabajo, que normalmente se emiten en los departamentos de producción. Estas órdenes de trabajo describen el trabajo, su ubicación, las habilidades requeridas y la prioridad del trabajo.

Imágenes de mantenimiento y sus tipos

mantenimiento y sus tipos

mantenimiento y sus tipos

Vídeos de mantenimiento y sus tipos